43 Maduras
Llevo de peluquero mas de ocho años y nunca me había pasado lo que ayer. Entro una madura rellenita a mi local a que le cortara su pelo. Y mientras le lavaba la cabeza ella empezó a gemir como una loca, mientras lo hacia llevo una de sus manos a mi paquete, mientras con la otra se acariciaba su coño, yo me puse muy cachondo y eche el cierre a la peluquería para tener sexo salvaje con ella.